domingo, 13 de agosto de 2017

PLANEADORES RC VILLAVICENCIO


Un dia dando clases en la Escuela de Aviación Falcon (inicios del 2017) , mi amigo Jorge que trabaja como despachador me dijo que tenia un aeromodelo de radio y quería volarlo. Le dije que mejor fuéramos a la montaña mas cercana a Villavicencio y tratáramos de volar el mio y asi yo le enseñaba a volar.

Subimos en su moto un domingo que teníamos libre rumbo a la aventura. Fue difícil para la pobre moto pero por fin logramos llegar a un sitio llamado "Mirador del Llano". La vista era maravillosa y pronto estaba yo buscando el sitio mas propicio para armar mi planeador Charlotte y volver a volarlo después de que tuve que reparar el radio que se había dañado.

Arme el planeador, lo probe, tomamos fotos y a volar!! Pronto descubrí que era un magnífico sitio para volar pues habían ascendentes y algunas térmicas. Estaba feliz! Jorge cada vez que yo hacia una pasada decia.." Que chimba!!". Después de que logre estabilizar el planeador a buena altura empece a darle clase de vuelo a Jorge soltándole el radio y dándole pequeños ejercicios. Logre hacer un buen aterrizaje y subimos a la tarima del mirador y Jorge me invitó a una cervecita para celebrar este primer vuelo en Villavicencio.

Luego se nos unió un alumno piloto de la academia, Kevin, que le llamaba mucho la atención volar planeador de radio. El tenia su carrito asi que organizamos otra subida al mirador y alli logramos un super vuelo y tambien le di clase. Salimos a volar de nuevo otro domingo pero esta vez al sitio de despegue desde donde vuelan los parapentistas en Villavicencio llamado Alto de la nube.

La subida fue un poco difícil pero lo logramos. Al llegar al sitio de despegue quedamos deslumbrados ante tanta belleza. Parecía que saliéramos de la jungla directamente a volar! Que maravilla de paisaje! Arme el planeador y ademas de gozarlo en tan buenas condiciones le pude dar clase a Jorge y a Kevin .
Después el viento empezó a aumentar y preferí aterrizar el planeador. Y cuando el viento esta fuerte traígo también en la caja mi plan B..que es mi cometa de doble comando con la que nos divertimos como niños chiquitos.

Tomamos fotos y videos (abajo los links) de estas aventuras para compartir con mis lectores para celebrar estos primeros y divertidos vuelos en este hermoso paraíso.


Con Jorge y Kevin en el alto de la nube en la rampa de los parapentistas.

Hermosa vista de los llanos orientales de Colombia y el rio Guatiquia. A la derecha Villavicencio. Justo en la parte oscura de la nube se ve el planeador.


Divirtiéndonos con la cometa doble comando.

Jorge disfrutando del inmenso paisaje.

Links de los 3 videos:

Primer vuelo El Mirador:
  https://www.youtube.com/watch?v=tRwi9WApztY
Segundo vuelo El Mirador:
 https://www.youtube.com/watch?v=PRJfIPKyzxg&t=2s
Tercer vuelo alto de la Nube:
https://www.youtube.com/watch?v=LFz67-cqdMo


sábado, 12 de agosto de 2017

PRACTICAS EN SIMULADOR


A inicios del año 2017 logré que la escuela de aviación Falcon me diera la oportunidad de mis primeras prácticas como instructor de tierra en la materia de simulador. Pensé que iba a ser la única materia pero para mi sorpresa me dijeron que estaban cortos de instructores y que necesitaban que diera también Radio, Meteorología, Navegación, Factores Humanos e Inglés.
No podía creer tanta dicha! Cinco materias más!!Tenía ya alumnos en varias materias!

El segundo mes recibí la buena noticia de que me pagaban mis prácticas y asi empece a trabajar por horas con la escuela. Preparar cada materia era algo que ya había hecho en mi propia academia privada pero era nuevo para mi trabajar para una escuela de vuelo. Llegaba por fin la oportunidad de avanzar en mis prácticas para asi poder aplicar a la licencia que otorga la aeronáutica civil de Colombia de IET (Instructor Especialidad Tierra) para cada materia.

Las clases me estaban ya ocupando casi todos los días y por lo mismo deje de buscar oportunidad de vuelo como piloto en las charters que operan en el aeropuerto Vanguardia. Salia en los descansos a observar los alumnos iniciar sus vuelos de entrenamiento, aveces me hacían preguntas sobre sus entrenamientos y esto me hacia soñar ya con mi futuro proyecto de ser instructor de vuelo.


Alumnos en examen en la materia de Navegación

Salgo a la rampa a descansar de la sesión de simulador y aprovecho para charlar con los alumnos pilotos.

Mis primeros alumnos de Radio y Meteorología.

Alumnos de Factores Humanos.

Factores Humanos e Inglés.

Haciendo ejercicios de cruceros en la materia de Navegación.
Mi primer alumno en la materia de Simulador.
Para lograr ser instructor de vuelo tendría que ahorrar un dinero para el respectivo curso. Sentía que definitivamente entraba en otro capitulo de mi vida y precisamente en lo que amo hacer que es enseñar en mi adorado medio de la aviación. Que alivio! La aventura a esta otra isla estaba dando frutos!

Y una vez más... Gracias Dios mio!!


martes, 8 de agosto de 2017

VAMOS A HACER LA COLA (2a Parte)


Llegó el jefe de operaciones de la escuela a la zona del aeropuerto donde los pilotos "hacen la cola", bajó la ventanilla, me hizo una seña para que me subiera, me despedí de mis compañeros pilotos y rápidamente me subí a su camioneta. Enseguida le agradecí por llevarme como observador.

El jefe por el camino me explicaba que el simulador de vuelo se hallaba temporalmente en otro establecimiento mientras se adaptaban nuevas aulas en el hangar que se encontraban. Me decía también que la escuela estaba creciendo y habían muchos proyectos. Me sentía muy contento de poder estar mas en contacto con el medio aunque fuera como observador.

Llegamos a una vereda llamada Apiay a 30 minutos de Villavicencio cerca a una base de la Fuerza Aérea. Vi unos aviones militares que adornaban una entrada y por un momento pensé que el simulador se encontraba dentro de esta base pero enseguida viró hacia el lado contrario y llegamos a una bella casona.

Al frente estaba un logo muy bello que decía : FALCON ACADEMIA DE AVIACION.
Pensé en la gran coincidencia del nombre pues años atrás había volado como auxiliar de vuelo y logré un curso de ingeniero de vuelo en una empresa también llamada FALCON en Miami.

El jefe me invitó a entrar y pude ver que lo esperaban varios alumnos para su sesión de entrenamiento en el simulador. Lo seguí y entramos donde se encontraba el simulador. Verlo fue un momento de alivio, de regocijo..como si abriera los ojos para ver mi regalo de cumpleaños....que alegría! Solo estar ahí para observar me hacia sentir completamente en mi salsa de la aviación.



Entraron dos alumnos al simulador y el jefe les estuvo dirigiendo unos ejercicios. Yo observaba con detenimiento a la vez que gozaba cada segundo de su vuelo virtual. Después hubo un cambio de alumno y vino la siguiente sorpresa. El jefe me dijo: " Capitán Madrigal hágale unos ejercicios de vuelo básico a ver como le va". No podía creerlo! Estaba poniéndome a prueba como instructor...y en mi materia favorita... simulador!

Tomé mi puesto como instructor y gocé cada momento del vuelo y las maniobras aunque también un poco nervioso pues el jefe me estaba supervisando.
Al final de la sesión me dijo varios errores que estaba cometiendo y tomé nota para así mejorar en adelante. Sin  saberlo estaba comenzado a hacer mis anheladas prácticas que necesitaba para lograr una habilitación en la materia de simulador en mi licencia IET (Instructor Especialidad Tierra).

No sabia si vendrían mas prácticas, pero para mi dicha pronto llegaron nuevas sorpresas.

Primeras prácticas en el simulador de FALCON.

lunes, 7 de agosto de 2017

VAMOS A HACER LA COLA


Llegó Enero del 2017 y ya estaba con mi esposa y mis 4 hijos adoptivos instalados en la ciudad de Villavicencio. Miraba hacia los llanos orientales y sentía que venían vientos de esperanza que alimentaban mi sed de volar.

Llegó el día que ya estaba organizado en mi casa, me puse mi uniforme de piloto, organicé un par de hojas de vida, tomé mi cicla, recibí la bendición de mi mujer y me dirigí al aeropuerto Vanguardia a empezar literalmente a tocar en cada puerta de las diferentes empresas. 

En algunas empresas me recibieron con cordialidad y aunque decían que en el momento no necesitaban pilotos me recibian mi hoja de vida. Alguien en cambio me fue regañando diciendo. " Y quien le dijo que yo estaba necesitando pilotos?" Y así pasó el primer dia "Haciendo la cola".

Estaba preparadome mentalmente para varios meses de intentos y de espera...pero un nuevo milagro hizo que las cosas cambiaran antes de lo que me imaginaba.

Llegó el segundo dia y empecé de nuevo a tocar las puertas una por una. Decidí avanzar por los hangares que estaban mas lejos del aeropuerto. Caminaba por la rampa hacia el sector norte bajo un fuerte sol llanero. Miré al cielo y le pedí a mi Diosito que me apoyara en mi proyecto de conseguir trabajo como piloto y de nuevo sentí como el campo cuántico se infectaba con mi fuerte intención.

DC-3 de Air Colombia en camino hacia los hangares del norte.

Dos DC-3 de carga aérea.

Antiguo Antonov abandonado al lado de un hangar.

Llame por mi celular a mi amigo Jorge Sanpalencia que se encontraba trabajando como despachador en una escuela de aviación y le pregunte por la localización de esta escuela. Aunque allí solo reciben pilotos instructores pensé en preguntar si había posibilidad de hacer mis prácticas para lograr mi licencia de instructor de tierra.

Mi amigo Jorge vivía antes en Yopal y esta estudiando aviación para piloto comercial. Lo había animado a que fuera a buscar oportunidades a Villavicencio y después de trabajar temporalmente en un par de empresas logró entrar como despachador en esta escuela. Ahora él era mi único contacto! 

Me llevó hasta la oficina del jefe de operaciones y me presentó con el capitán encargado. Su primera pregunta fue "Es usted instructor?" Le respondí que deseaba ser instructor y que tenia mi diploma básico de instructor de tierra pero debía hacer prácticas en alguna materia para así habilitarme como instructor en esa materia. Me respondió que no sabía si habían clases disponibles y que dejara mi hoja de vida.

Me despedí pensando en que tal vez no habrían posibilidades y decidí ir a la rampa a observar como uno de los alumnos de esta escuela preparaba uno de los aviones para un vuelo de instrucción. Logré compartir un poco sobre su experiencia en la escuela. De repente se acercó el jefe de operaciones y mientras le daba algunas indicaciones al alumno escuché que mencionó la palabra mágica "simulador"  . Sentí como mi Diosito me iluminó y me acerque al jefe y le pregunte que si podía asistir a alguna clase de simulador. Me respondió que si, pero tenia que ir hasta un pueblo llamado Apiay a media hora en carro. 

Pensaba que en mi cicla iba a estar como difícil y se me ocurrió preguntarle que si él iba a ir para allá. Me dijo que si y me atreví a pedirle que me llevara. Me dijo que lo esperara en la entrada del aeropuerto donde todos los pilotos "Hacen la cola" y que allí me recogía. Sentí una fresca alegría de saber que por lo menos podría acercarme así a esta escuela. 

Me dirigí a este sitio especial donde se reúnen los pilotos para esperar alguna oportunidad de vuelo. Estos pilotos ya tienen sus contactos, están en regla para volar y simplemente están ahí atentos por si aparece algún vuelo charter. Yo en realidad no estaba haciendo la cola pues ni siquiera tenia algún contacto con quien volar.

Estaba charlando con un par de pilotos y disfrutando de sus increíbles historias de sus vuelos en los llanos. Quería todas esas historias para mi Blog! De pronto paró una camioneta al frente de nosotros. Era el jefe de pilotos de la escuela. Me señaló y me indicó que me subiera. Los demás pilotos me miraron con cara de desconcierto como diciendo, " En vez de entrar a volar...se lo llevan?"

Continuará...

jueves, 3 de agosto de 2017

LUZ AL FINAL DEL TUNEL


Mientras trabajaba en el Call Center en Bogotá (año 2016), soñaba constantemente con volver a la aviación. Me sentía como en una isla donde no había forma de salir, donde la única forma sería nadando entre grandes olas infestadas de tiburones. Además la incertidumbre de que una vez nadando no sabría donde buscar la isla de mis sueños.

Pronto empece a ver con mas claridad esa isla a la que añoraba alcanzar, su nombre era la ciudad de Villavicencio al oriente de Bogota. Esta ciudad es la capital del departamento del Meta en Colombia a 3 horas de camino por una nueva via con varios túneles y al final de estos túneles un panorama de esperanza tomaba cada vez mas forma.

Igual que cuando estaba en los Estados Unidos y pensaba en ir a Colombia a volar, para poder lograr posibilidades de vuelo debía irremediablemente emigrar. Ahora estaba ante la misma disyuntiva.

Llegó el día en que tomé la decisión de lanzarme a nadar hacia la otra isla y empece a ahorrar para lograr mudarme. Aunque no había un trabajo fijo sabia que había oportunidades y eso era suficiente para mi. Esto creó también expectativa y estrés con mi esposa, familia y amigos, pero era imperativo evitar caer en el auto aniquilamiento quedándome quieto y no tomar acción.

Decidí trabajar hasta el último día del año 2016 a modo simbólico y también práctico para efectos del pago de la renta. Gastamos previamente un par de fines de semana en Villavivencio buscando un sitio cerca al aeropuerto Vanguardia donde rentar. Empacamos todo, hasta la gata y nos mudamos para Villavicencio.

La primera noche nos toco, a mi esposa y mis 4 niños, dormir en el piso pues el camión de la mudanza tuvo problemas y se demoró un dia más en llegar. Pero estaba feliz por haberlo logrado. Logré nadar de una isla a otra después de haber luchado contra viento, marea y varios tiburones hambrientos de dinero.

Nos tomó una semana en organizar todo en la casa y también el colegio de los niños. Arme de nuevo mi simulador y colgué mis modelos de plástico del techo para darme así motivación para emprender la lucha en la búsqueda de un puesto de piloto.



En Villavicencio los pilotos locales le llaman a la búsqueda de trabajo "hacer la cola". Así que pronto estaba ya comunicándome con uno de los contactos que ya había trabajado con Ronald para empezar una de las mas grandes aventuras de mi vida.

Llegó el día apropiado, me puse mi uniforme y para ahorrar dinero me fui en mi cicla hasta el aeropuerto que afortunadamente no estaba lejos.

Y asi comienza un nuevo capítulo en mi vida de piloto donde un milagro me traerá mas de una agradable sorpresa.



domingo, 30 de julio de 2017

VILLAVICENCIO ME LLAMA


Después de los intentos en la aerolínea SATENA seguí tratando de lograr entrevistas en algunas aerolíneas charter donde no tuviese problema por mis 55 años de edad. Mientras seguía trabajando en un Call Center en Bogotá y de vez en cuando daba clases en mi simulador SIMTAC.

De pronto un nuevo milagro empieza a mostrar sus primeros pasos.
Un alumno de simulador, Ronald Fresneda logró pasar los procesos para el curso de copiloto del A-320 en la empresa Avianca. Yo estaba feliz como si hubiese sido yo el que lo había logrado. Durante unos 3 meses hizo su curso y lo enviaron a su examen final al simulador de Miami antes de firmar contrato.

Pero lo impensable sucedió. Al final del chequeo en el simulador el instructor arbitrariamente decidió que él no entraba a Avianca. Ronald después de muchos diálogos no logró saber porque este instructor decidió no ayudarlo. Luego trató de entrar a un nuevo curso pero no lo lograba.

Ronald decidió seguir buscando oportunidades en la aviación y encontró una oportunidad volando como capitán de un avión Piper PA -28 Dakota basado en el aeropuerto Vanguardia de Villavicencio. Le pregunté como veía el panorama laboral para mi y me dijo que si había oportunidades pero que si quería lograr algo..aunque fueran pocas horas de vuelo debía mudarme a Villavicencio.

Aparecía una luz al final del túnel. Pensaba en los túneles que unen Bogotá con Villavicencio y sentía que al final se habrían las posibilidades de continuar en la aviación.

Decidí visitar a Ronald en Villavicencio para empezar a impregnarme de esa nueva energía de esperanza que me empezaba a invadir.

Ronald posando con el Piper Dakota que estuvo volando en Villavicencio.

Preparando un vuelo charter

Recuerdo con Ronald en el Piper.
Después de un par de días  de visita mi nivel de esperanza subió bastante. Estaba ya enamorado de Villavicencio. Sentía ese aroma de aviación en la rampa y esa humedad que me recordaba mi tierra de crianza Barrancabermeja. Veía mas posibilidades pero sabia que iba a ser difícil mudarme con todo y familia.

Aunque tenia un trabajo fijo en el Call Center en Bogotá, estaba ya desesperado por reencontrarme con la aviación. Me sentía similar a cuando estaba en los Estados Unidos y deseaba ir a Colombia a volar.

 Llegaba un nuevo dilema y el momento de poner en la balanza las necesidades en mi carrera y mi estabilidad en Bogotá...y estaba ganando mi pasión por la aviación!

lunes, 26 de diciembre de 2016

EL AVION QUE SE ENAMORO DE MI (2a parte)



Mientras estudiaba los sistemas del ERJ-145 me comunicaba constantemente con mi piloto benefactor pendiente de cualquier nueva instrucción por parte del jefe de pilotos.
Mil preguntas asaltaban mi mente. Donde iba a ser el curso de tierra? Donde iba a ser la base? Cuanto dinero me pudiese costar extra? En cuanto tiempo podría estar volando? Cual sería mi sueldo? Y con estas preguntas venia mucha incertidumbre laboral en caso de que el curso fuese a ser postergado.

De pronto mi amigo piloto me escribió una noche y me dijo: "Capitán, malas noticias. Recien salió un nuevo grupo de la Fuerza Aérea y les van a dar a ellos todo el cupo para el curso y desafortunadamente usted queda por fuera. Traté de ayudarlo pero fue inutil. Será en otra oportunidad..."

Menos mal estaba preparado sicologicamente para una noticia asi aunque no dejaba de sentir un nudo en la garganta por la tristeza.

Pero esto no terminó aqui. Varios dias después en camino a mi trabajo, pasando con mi cicla cerca de la pista norte del Aeropuerto El Dorado escuché el sonido único de un jet pequeño. Lleno de curiosidad por saber que jet era me detuve y miré al cielo. Era la primera vez que veia en vuelo al ERJ de SATENA! Que sorpresa más agradable! Le grité..." Estuve a punto de volarte!" y continué mi camino con esa nostalgia de haber querido ser copiloto de esta super nave.

Asi vi despegando al ERJ 145 de SATENA

Llegué a mi trabajo al Call Center suspirando y feliz por la fortuna de haberlo visto de cerca en pleno despege.

Unos dos dias después mientras parqueaba mi cicla en el bicicletero volvi a escucharlo y rápidamente miré hacia arriba y alli estaba de nuevo..."Preciosa nave, que de buenas volverte a ver." le dije.
Pero en los siguientes dias tuve la dicha de verlo por tercera vez. Y me dije: " Waoo! Que coincidencia! Nunca lo habia visto antes en vuelo y ahora ya van tres veces!

En question de dos semanas después lo pude ver un total de siete veces hasta ahora que escribo esta historia!
Me fascinaba verlo cada vez que volaba sobre mi y me dije.."Definitivamente este avión supo lo que pasó y me dió el gusto de observarlo ya 7 veces"..." No hay duda... este avión se enamoró de mi".

Cielos azules ERJ !!